Baskonia

El primer examen serio del verano

Poirier, uno de los menos entonados en Monzón, presiona al balón tras permutar a su atacante con Hilliard./Carlos Pascual
Poirier, uno de los menos entonados en Monzón, presiona al balón tras permutar a su atacante con Hilliard. / Carlos Pascual

El Baskonia busca en el amistoso de esta tarde, en Tarragona, contra el Breogán confirmar las buenas sensaciones de esta pretemporada

SERGIO EGUÍA

Es el primer examen serio de la pretemporada y el momento de confirmar que es cierta la superioridad exhibida el miércoles sobre el Partizan de Belgrado en Monzón. En Huesca, Pedro Martínez no concedió nada al rival. No es el técnico catalán de los que usa caretas y mostró desde el inicio del duelo lo que quiere que sea el equipo en su segunda temporada al frente del Baskonia, la primera en la que está desde la pretemporada y el año en el que la Final Four de Vitoria sobrevolará sobre el club como las nubes lo hacen sobre la cúpula del pabellón de Zubano.

Cierto es que los serbios no se exforzaron mucho en la cancha Los Olímpicos, aunque también es cierto que por aquí a muy pocos les importaba demasiado lo que hicieran los de Nenad Canak. Había ganas de sentir al Kirolbet, de saber cómo ha regresado la plantilla del verano. Y de paso, intuir alguna de las novedades que Martínez pudiera tener para la temporada. Ver qué es en la práctica eso de la polivalencia de la que tanto se ha hablado las últimas semanas.

Con las reservas lógicas de un solo encuentro y más siendo, como era, un entrenamiento, lo primero que destaca es que el Kirolbet anotara 91 puntos. El ritmo es una de las esencias de este conjunto. Lo demostró el curso pasado y eso sigue igual. Como continúa su apuesta por bombardear al contrario desde el 6,75 -9 triples de 22 intentos- y como siguen inalteradas las esencias de cada uno de los jugadores.

'Toko' es una bestia de la naturaleza -23 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias-, 'Marce' es en realidad una computadora con una batuta en la mano -ocho asistencias-, Vildoza tiene una facilidad y plasticidad para el tiro que se hace extraño a la vista no verle lanzar en cada ataque y Voigtmann tiene un motor diésel que mejora según hace kilómetros. Y eso que ayer se gripó al no entrarle los tiros desde el perímetro (1 de 5 en triples).

También se pudo observar que los nuevos son ya de la familia. Penava, un primo lejano despistado que acabada de llegar y aún no entiende las bromas. Ya se hará. Hilliard es ese hermano pequeño de tu padre que casi parece un hermano y que atesora tanta vida vivida que no deja de sorprender en cada detalle (60% de acierto en los tiros francos), y Shields opositó a mejor amigo del baskonismo con furia. Hizo de todo en Monzón y todo bien. Dos triples sin fallo, cinco de cinco en tiros de dos, penetrando, rompiéndola, a media distancia. A lo que sumó tres asistencias, tres rebotes y dos robos. Porque aquí, el que no defiende, no juega. Sin concesiones, el que levanta el pie se va al banquillo. Martínez lo tiene claro. No es un castigo, es que el grupo está por encima del individuo.

Sedekerskis fue titular. No le salieron las cosas al canterano y terminó jugando solo 7 minutos. De toda la plantilla fueron cinco los que superaron los 20 minutos en pista. Huertas, Vildoza, Hilliard, Shields y Shengelia son los que más en forma parecen. Los bases compartieron casi siete minutos de juego. El doble base es un recurso muy apetecible. Sobre todo, porque permite permutar de un cinco clásico a un torpedo ultrasónico capaz de romper a cualquier rival con un único cambio. Con Voigtmann -o Penava- al cuatro y los dos nuevos en cancha, quitar al center dispara el 'showtime'. Shields ocupa con soltura la posición de ala-pívot, también en defensa, y el resto es correr y correr.

Claro que todo esto hay que confimarlo en el amistoso de esta tarde contra el Breogán, en el Palau d'Esports de Catalunya, en Tarragona, a las 21.00 horas (Movistar+).

Henk Norel

Los gallegos acaban de regresar a la Liga Endesa, pero son un equipo ACB, un rival de entidad, como la mayoría de los que el Baskonia se encontrará en la competición doméstica. Dirigidos por el exbaskonista Natxo Lezcano, los de Lugo se han reforzado para la competición con veteranos como Ricardo Úriz y Henk Norel, el mejor pívot de la competición el año pasado. A su lado estará el joven ídolo local Emil Sulejmanovic. Cedido por el Fuenlabrada, el 'cinco' bosnio-finlandés de 23 años fue uno de los artífices del ascenso. Es su momento de demostrar. Además, cuentan con el talento de Lucio Redivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos