Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

El primer giro hacia la locura

Vincent Poirier y Nicolás Laprovittola disputan la posesión del balón durante el reciente duelo liguero ganado por el Baskonia en Badalona. /Sergio Ros
Vincent Poirier y Nicolás Laprovittola disputan la posesión del balón durante el reciente duelo liguero ganado por el Baskonia en Badalona. / Sergio Ros

El Baskonia se zambulle en el vértigo trepidante de la Copa con la traicionera condición de favorito frente al Joventut

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Vuelve a sentirse esa tensión y ese calor que desprenden la cercanía de un título. La Copa del Rey arrancó ayer en el WiZink Center madrileño con su dosis concentrada de adrenalina. Cuatro jornadas de competición a vida o muerte, sin apenas un respiro. Es la gran cita de la temporada ACB, la misma que rompe la rutina de la fase regular y que concede un título al equipo que es capaz de ser casi infalible en tres asaltos. Hoy salta al parqué de la cancha madrileña el Baskonia. Se zambulle en la locura copera con un primer asalto de cuartos ante el Joventut (19.00 horas). Paso inicial hacia un sueño que ambiciona la plantilla azulgrana y su cuerpo técnico, pero también los alrededor de 2.000 seguidores desplazados a la capital para dar aliento a su equipo.