Cissoko, con la camiseta del Baskonia. / Baskonia

Baskonia

El canterano baskonista Cissoko seguirá sus progresos en California

El exterior francés, gran promesa física aún por #pulir, vivirá un año su particular 'Operación Triunfo' en la Liga de Desarrollo de la NBA

Ángel Resa
ÁNGEL RESA

Cuando cabía intuir que en el deporte profesional todo estaba visto para sentencia, siempre surgen acontecimientos que desmienten la teoría de la previsibilidad. Toda la vida han existido las cesiones, pero algunos modos de ejercerlas siguen convocando a la sorpresa. Y no se trata de calificar la marcha durante una temporada de Sidy Cissoko a California como una mala decisión. Solo que resulta casi insólito asistir a un préstamo de semejante naturaleza.

El exterior francés, una promesa física a la que se augura un impacto relevante y con necesidad de pulir su lectura colectiva del baloncesto, continuará sus progresos la próxima campaña en la Liga de Desarrollo de Estados Unidos, la filial de la poderosa NBA. Lo hará en el formato 'Ignite', que reunirá en una 'Operación Triunfo' a proyectos futuros de raíces sólidas bajo una especie de remedo internacional de la ONU. El Baskonia subraya, eso sí, que, al término de la experiencia, el escolta -combo entre 'uno' y 'dos' en realidad- de 1,95 metros regresará a la casa azulgrana. No en vano, el club alavés lo reclutó a los trece años y el chico viene de estrenar su mayoría de edad.

Allí, en el Oeste norteamericano, el francés que ha compartido cesiones esta campaña recientemente concluida junto a los también canteranos Savkov y Hanzlik en el Iraurgi guipuzcoano de la LEB Oro, se fogueará con otros jóvenes internacionales. Promesas con el cartel de futuro cierto a corto plazo prendido en el tirante de las camisetas.

Múltiple recurso

De hecho, la entidad vitoriana confía en recoger una buena cosecha a cargo de Cissoko después de sembrar durante, hasta la fecha, cinco años. Al término del ejercicio deportivo que concluyó en mayo, el exterior galo promedió 11 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias en las filas del conjunto de Azpeitia. Y el Baskonia recurrió a él para asegurar el ascenso de su equipo filial a la EBA como muestra evidente de que sus aportaciones sobre la pista contribuirían a garantizar el logro.

La Liga de Desarrollo Ignite surge como una competencia irrebatible al baloncesto universitario de la NCAA. Son muy conocidos ciertos campus que reclutan a talentos en edad juvenil con una beca de estudios para que los chicos tributen deportivamente de manera inmediata. Un solo curso académico en las aulas y las canchas antes de apuntarse a la lotería del 'draft' de la NBA a los diecinueve, la edad mínima que exige la mayor competición del mundo para ingresar en la jungla del profesionalismo estadounidense.

La noticia, independiente de los avatates de la primera plantilla azulgrana, surge cuando el Baskonia requiere una remodelación absoluta en el puesto de base. A la ya conocida marcha de Jayson Granger, única salida confirmada por el club de Betoño a los pocos días de caer en semifinales frente al Real Madrid, se une el desencanto por la casi segura despedida de Baldwin.

En la hora del balance, tras la eliminación liguera a comienzos de junio, el director deportivo del la entidad vitoriana admitía dos objetivos prioritarios: extender el contrato del 'uno' norteamericano y el fichaje de un pívot que procurase al equipo la intimidación cerca de los tableros de la que ha carecido. Pues mal en este caso. El cuarto de la saga familiar (Wade) tiene mano y media en el Maccabi, donde reeemplazaría a Wilbekin, el talentoso director de juego que recala en el Fenerbahçe de Itoudis.

No sólo Félix Fernández pretendía, como portavoz autorizado del club azulgrana, la continuidad de Baldwin. También el nuevo entrenador, Joan Peñarroya, reconoció en su presentación oficial que aspiraba a mantener al exBayern como un parte importante de su proyecto. Pero tras sólo un año en Zurbano, el exterior estadonidense -un prodigio atlético y del uno contra otro que salió de la penumbra para reclamar los focos- se encamina hacia Tel Aviv y su poderío económico de 'más que un club'. Un emblema de color amarillo envuelto en la estrella de David. Todo un emblema de Israel.