El prudente orgullo de Perasovic

Perasovic da indicaciones durante el partido de Moscú. /Yuri Kochetkov
Perasovic da indicaciones durante el partido de Moscú. / Yuri Kochetkov

«Cuando nos unimos todos a la causa es complicado ganarnos, pero aún no hemos conseguido nada», subraya el técnico

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

Templado. Como si ganar en Moscú estuviera al alcance de cualquiera. Como si el Kirolbet Baskonia no acabara de robar el factor cancha en los 'play off' de la Euroliga a un gigante continental como el CSKA. «Quedan dos victorias, aún no hemos conseguido nada», subrayó Velimir Perasovic. Tan consciente del gran partido que hicieron los suyos en el Megasport Arena como de la enorme dificultad que todavía entraña la serie. La necesaria prudencia de la experiencia.

Con el nivel de satisfacción por las nubes, en cualquier caso. «Hemos hecho un partido bastante sólido, desde el principio hemos jugado todos los jugadores con un deseo enorme», destacó el entrenador azulgrana, que, además del acierto de su equipo en ambas canastas, apreció una diferencia notable respecto al primer encuentro, saldado con una contundente derrota vitoriana. «Hay que reconocer que nos hemos encontrado con un arbitraje totalmente diferente, que nos permitía defender y no les mandaba al tiro libre en cada pequeño contacto. Eso ayuda a coger confianza, si lanzan treinta tiros libres es muy complicado ganarles», explicó el técnico balcánico.

Una circunstancia que permitió al Baskonia elevar su nivel defensivo y rebajar la puntuación rusa a parámetros poco habituales. «Hemos jugado duro, pero el otro día no hubo tanta diferencia. Ellos son un equipo anotador que cuando coge la racha de 10 ó 15 puntos en pocos minutos es muy difícil de atrapar». Un gran rendimiento colectivo reflejado en grandes actuaciones individuales. Poco amigo de personalizar en sus jugadores, Perasovic no tuvo más remedio que destacar en esta ocasión la exhibición de uno de ellos.

«Hemos tenido un jugador muy dominante como Poirier, que ha hecho un partidazo. Capturar 15 rebotes en veinte minutos es algo espectacular», admitió el croata. «Pero todos han hecho un trabajo excelente. Como Garino. Todos, no puedo nombrar solo a uno. Hilliard, Shields, 'Toko', Marcelinho... Cuando nos unimos todos a la causa es complicado ganarnos», concluyó.

Shengelia confía en el Buesa

La plantilla baskonista, más allá de los lógicos gestos de euforia en la propia cancha, también celebró la victoria con mesura. «Hay que disfrutar este momento, pero es solo un partido», apuntó el capitán, Tornike Shengelia. Orgullo máximo. «Enhorabuena a todos, cada uno de los jugadores ha hecho un esfuerzo importante». Pero festejos los justos, queda mucho camino por andar. «Hay que analizar las cosas que hemos hecho bien para repetirlas y las que hemos hecho mal para corregirlas», zanjó el georgiano, que confía en la hinchada baskonista para culminar el reto.

«Para nosotros y para la afición es muy importante, espero que se llene el Buesa y sea un infierno para ellos. Ellos saben que nosotros no somos un equipo cualquiera, en 'play off' siempre vamos a poner dureza y esperamos» -aventuró el ala-pívot- seguir con la misma confianza en el próximo partido».