«El resultado no es real, ha sido un partido muy duro», reconoce Perasovic

Perasovic, durante el partido de Lugo. /Pedro Agrelo
Perasovic, durante el partido de Lugo. / Pedro Agrelo

El entrenador baskonista agradeció «mucho» el recibimiento que le dispensó la afición del Breogán, donde jugó en la temporada 1992-93

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

Velimir Perasovic vistió la camiseta del Breogán en el curso 92-93. Fue su primer equipo en la Liga ACB antes de fichar por el Baskonia. Y firmó una carta estadística de 24 puntos por partido. Una leyenda en el pabellón lucense, que este domingo le dispensó una gran ovación. «Estoy muy agradecido al público por el recibimiento, no lo esperaba y lo agradezco mucho», dijo el entrenador azulgrana después del encuentro. Fueron sus primeras palabras sobre un «partido muy duro», mucho más de lo que pueda decir el marcador al final del duelo.

«El resultado no es real. Durante tres cuartos ha sido un partido muy difícil contra un equipo muy duro, que pone muchas trabas tácticas y tiene el rebote ofensivo como arma primordial. Nos han parado los contraataques porque iban a saco al rebote y hemos ganado en el último cuarto por algunos robos de balón que nos han permitido canasta fáciles y algunos triples», reflexionó el técnico balcánico. Los rechaces gallegos en la canasta vitoriana fueron la clave, a su juicio, por encima de la zona que frenó al Baskonia durante muchos minutos. «Tocan todos los balones y no puedes correr. No atacamos mal la zona, pero su fortaleza en el rebote ofensivo es admirable».

Una victoria de esas que se consideran obligatorias por los números clasificatorios, pero que están llenas de trampas. «Era un partido difícil después de un duelo muy emocional contra el Khimki hace apenas cuarenta horas, pero son cosas que pasan a los equipos de Euroliga. Hay que saber ganar partidos como éste, si no estás bien pierdes», concluyó Perasovic.

La «rabia» de Lezkano

Todo cambió en ese último cuarto, para lamento de Natxo Lezkano. «En líneas generales hemos cometido pocos errores en esos tres cuartos y hemos controlado bien el juego en transición del Baskonia. El partido iba por los derroteros que queríamos. Me da mucha rabia el último cuarto porque todo ese buen trabajo anterior ha desaparecido», dijo el técnico local.