La Supercopa, un sabroso aperitivo

El Baskonia calienta en Santiago de Compostela. / Blanca Castillo.

El Baskonia, con el descarte de Penava, abre ante el Barcelona una Supercopa que prologa el arranque de curso

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEASANTIAGO

Desde que en 2004 se recuperara la Supercopa en su formato actual, resulta difícil definirla como un torneo de alta consideración. Cuenta con rango oficial y nadie hasta el momento la ha desdeñado al ganarla, pero tampoco suele dejar huellas profundas ni recuerdos imborrables. En cierto sentido, se trata de una cita que pone fin al verano, un reencuentro con la competición, aunque sea en una configuración instantánea de semifinales y final. También es el prólogo al inicio de la larga carrera de fondo que es la Liga ACB, un cuadrilátero donde se juntan los tres mejores equipos de la anterior campaña -el campeón liguero y el de Copa del Rey junto al mejor en competiciones europeas- a los que se suma el que paga el canon para ejercer de anfitrión.

El título de la Euroliga que consiguió el Real Madrid el pasado curso ha permitido al Baskonia entrar en el cartel de la Supercopa gracias al reciente subcampeonato liguero. Sus méritos pasados le colocan entre los mejores en el torneo de apertura de curso. En la misma línea de salida que el Real Madrid, Barcelona y un Obradoiro que juega con la ilusión del debutante y el apoyo de la grada del Fontes do Sar.

Visto el cartel, no deja de ser un sabroso aperitivo. La escuadra vitoriana abre la sesión de esta tarde (19.00 horas) frente al Barcelona de Svetislav Pesic. Fue su verdugo el año pasado en la Copa del Rey de Gran Canaria, pero también el rival al que hundió en los 'play off' de semifinales de Liga ACB. Pedro Martínez puede contar con todos sus hombres, incluido Garino, y se vio obligado a realizar un descarte. El último en llegar a la disciplina vitoriana, Ajdin Penava, fue el primer sacrificado de una temporada que bien podría repetir situaciones similares. El bosnio formó parte de una expedición azulgrana que sufrió la cancelación del vuelo inicialmente reservado a primera hora de la tarde de ayer desde el aeropuerto de Loiu a Santiago. Al final, los azulgranas no llegaron hasta la capital gallega hasta pasadas las diez de la noche.

Nuevas caras

El verano ha precipitado los cambios de configuración en ambas escuadras, mucho más profunda en la culé que en la vitoriana. El Baskonia se ha visto retocado, dejando a un lado su apego a la revolución. Mantiene una estructura reconocible, aunque la competición será la encargada de medir los beneficios de la continuidad. Shavon Shields y Darrun Hilliard son los nuevos hombres de perímetro, destinados a tapar las bajas de Rodrigue Beaubois y Janis Timma. Ajdin Penava es el quinto pasarejo en el juego interior, pero la fotografía no muestra más cambios. El orden y la supeditación a lo colectivo sigue siendo la marca de un Pedro Martínez que encarna el camino de la continuidad en el Buesa Arena.

El mercado estival que ya se cierra no ha tenido en esta ocasión el correspondiente trasvase entre el Baskonia y el Barcelona, una vía de compra-venta tantas veces abierta en los últimos tiempos. Adam Hanga fue el último que cruzó el puente entre el Buesa y el Palau. En su nueva reconversión, el club catalán no ha mirado en esta ocasión al caladero baskonista. Sus seis nuevas incorporaciones (Kevin Pangos, Antem Pustovyi, Jaka Blazic, Chris Singleton, Rolands Smits y Kyle Kuric) remodelan un equipo en el que ya había calidad, pero que también tendrá que aprender a vivir sin Juan Carlos Navarro.

Plantilla baskonista

Bases.
Jayson Granger, Marcelinho Huertas y Luca Vildoza.
Escoltas y aleros.
Darrun Hilliard, Matt Janning, Patricio Garino, Shavon Shields y Tadas Sedekerskis.
Ala-pívots y pívots.
Ajdin Penava (descartado), Tornike Shengelia, Vincent Poirier, Ilimane Diop y Johannes Voigtmann.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos