Borrar
Ismaila Diagne (Madrid), Kasparas Jakucionis (Barcelona) y Egor Demin (Madrid) jugarán el próximo año en la NCAA. Euroliga
Sacudida a las mejores canteras de Europa

Liga Universitaria estadounidense

Sacudida a las mejores canteras de Europa

NCAA ·

La Liga Universitaria norteamericana recluta a muchos de los jugadores más prometedores a base de salarios millonarios similares a los de las estrellas de la Euroliga

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Miércoles, 29 de mayo 2024, 00:19

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Great Osobor es un jugador de baloncesto español que la próxima temporada percibirá 2 millones de euros. Tiene 21 años, nació en Tudela y, al menos por el momento, no juega en la NBA. El navarro está desarrollando su incipiente carrera en la Liga Universitaria de Estados Unidos y representa la nueva realidad del negocio baloncestístico internacional. La NCAA (National Collegiate Athletic Association) está rompiendo el mercado a base de ofertas irrechazables para los canteranos del resto del mundo. Ni siquiera las más potentes a nivel económico, como las del Real Madrid o las del Barcelona, pueden frenar una fuga de talento que amenaza con sacudir también el nivel de la Euroliga.

Una de las claves reside en el nuevo modelo económico vigente en Estados Unidos. Tras varios años de debate, el Tribunal Supremo norteamericano autorizó en 2022 que sus deportistas universitarios empezaran a tener ingresos económicos más allá de las becas. Así surgieron los contratos NIL (name, image and likeness; nombre, imagen y semejanza en español) por el que los jugadores no cobran por sus méritos deportivos pero sí en materia de publicidad, monetizar redes sociales e incluso firmas de autógrafos.

El año pasado supuso la primera sangría. El MVP de la Euroliga júnior, Jan Vide, dejó el Real Madrid por la universidad de California. El joven esloveno siguió el mismo camino que las perlas españolas Izán Almansa y Baba Miller. También Aday Mara, el pívot de 2,21 de altura que mantiene un litigio con el Zaragoza por su salida y que este año apenas ha contado con minutos. Ahora, en los albores del mercado, la hemorragia parece imparable. El alero tudelano Osobor ha cambiado Utah (con 17.7 puntos y 9 rebotes de promedio) por Washington a cambio del contrato universitario más alto hasta la fecha. Pero el resto de movimientos no se quedan atrás y podría amenazar a las ilusionantes próximas generaciones del Baskonia como lleva varios años ocurriendo en países como Serbia o Lituania.

El Real Madrid, que el domingo revalidó su título de campeón de la Euroliga júnior, va a perder a dos de sus baluartes. En Estados Unidos reportan que el ruso de 18 años, Egor Demin, autor de 26 puntos en la final, se ha comprometido con la Universidad de Brigham Young a cambio de 1,5 millones al año. El pívot Ismaila Diagne, de 17, ultima un acuerdo con la de Gonzaga, según Chema de Lucas. Y su mejor jugador, Hugo González, está siendo tentado aunque todo apunta a que formará parte de la próxima primera plantilla merengue. Además, el culé Kasparas Jakucionis, que hoy cumple la mayoría de edad, pondrá rumbo a Illinois con un salario por encima del millón. Por poner en contexto las cifras, Markus Howard ha percibido esta temporada 900.000 euros y solo 14 jugadores de la Euroliga alcanzaban los dos millones.

«El salvaje oeste»

De esta guisa, dos de las personas más influyentes en la máxima competición continental abordaron con inquietud la desbandada al baloncesto universitario. «Me preocupa el baloncesto en Europa. No tiene un futuro brillante», expresó desde la Final Four el superagente Misko Raznatovic en una entrevista concedida a Relevo. Su agencia representa a 46 jugadores de la Euroliga. «Conozco los salarios de los jugadores en la NCAA, y lo que están pagando ahora es una locura. Rompe el mercado», afirmó el director ejecutivo de la Euroliga, Donatas Motiejunas en su rueda de prensa del pasado sábado en Berlín.

Egor Demin deja el Real Madrid con 18 años y cobrará millón y medio; el tudelano Osobor llegará hasta los dos

El dirigente lituano fue más allá definiendo el mercado actual como «el salvaje oeste». «Recibir estos salarios a los 18 años es un gran riesgo. Sólo las personalidades fuertes pueden manejar este dinero y esta popularidad», lamentó además de considerar que los clubes perderán «la motivación» de seguir formando jugadores que finalmente salen de sus filas y pidió a la FIBA tomar cartas en el asunto.

Raznatovic aportó también otra visión. «Los equipos europeos no dan oportunidades a los jóvenes y las ligas están envejeciendo. No tenemos nuevas caras porque los mejores jugadores jóvenes se van a la NBA. Y, encima, con el dinero de los derechos NIL, las universidades elegirán a los mejores jóvenes que no están en la NBA», vaticinó. Egor Demin y Kasparas Jakucionis acumulan 55 segundos y 5 minutos respectivamente en la ACB. El base lituano ha debutado minuto y medio en Euroliga. Por su parte, el senegalés Ismalia Diagne tiene un promedio en Liga de 12 minutos, pero en solo 4 partidos. Los tres serán los primeros en enrolarse en un baloncesto universitario de menor exigencia, pero mayor presencia y, sobre todo, retribución. Su importancia, además de su talento, reside en que serían cupos de formación en el estricto marco de contratación de la ACB, lo que encarecerá aún más el status de los que se mantengan en la Liga.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios