Tadas Sedekerskis, pleno de potencia física, se zafa del marcaje en un partido de la última Euroliga.

Sedekerskis o la resolución de un sudoku

El canterano báltico del Baskonia se mueve en un limbo difuso entre reflotarse como valor por sí mismo o continuar a la sombra alargada de otros

Ángel Resa
ÁNGEL RESA

Aprovechando que Iker Jiménez nació en Vitoria no estaría de más reclamarle un capítulo de su programa esotérico -valga la licencia periodística- de Cuarto Milenio sobre Tadas Sedekerskis. El canterano lituano del Baskonia, que el club azulgrana reclutó ya hace nueve años, se mueve en un limbo difuso. Tal vez Joan Peñarroya, técnico por

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores