Chus Mateo abre los brazos en señal de protesta. / EFE

Un sesgo más individualista

El Real Madrid de Chus Mateo mantiene un arsenal temible, aunque debe avanzar en los aspectos más grupales del juego

Juanjo Brizuela
JUANJO BRIZUELA

Me disculparán si confieso que me resulta complicado escribir este 'Salto Inicial' sin la tentación de mirar atrás. No sé si es la costumbre o que se me hace extraño observar un equipo y no ver a su habitual responsable en el banquillo. Es ver un partido del Real Madrid y entre las notas que tomo, algunos apuntes tienden a mirar a aquel balonc

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores