Shengelia actuará con máscara ante el Khimki

Algunos de los elementos utilizados para crear la máscara a Shengelia./S. B.
Algunos de los elementos utilizados para crear la máscara a Shengelia. / S. B.

El golpe sufrido frente al Barcelona, que le causó la fractura de los huesos propios de la nariz, obliga al capitán azulgrana a jugar con protección

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Tornike Shengelia viaja este miércoles con el resto de sus compañeros hacia Moscú después de cumplir con el permiso que le concedió el Baskonia para desplazarse a Estados Unidos y conocer a su tercer hijo recién nacido. Tras ser baja el pasado domingo frente al Unicaja, el capitán está de nuevo a las órdenes de Perasovic para competir mañana en la cancha del Khimki. Sin embargo, no lo hará en perfectas condiciones físicas ya que tendrá que hacer uso de una máscara protectora en su rostro.

Se trata de un complemento incómodo, pero necesario para proteger una nariz que quedó maltrecha después del golpe propinado por Chris Singleton en los minutos iniciales del choque frente al Barcelona. El Baskonia partía a primera hora de hoy en vuelo directo desde Foronda hasta Moscú con un pasaje en el que estaba incluido Shengelia, que hubo de madrugar para pasar consulta médica y completar la máscara con la que jugará frente a la escuadra de Bartzokas.

Perasovic charla con Vildoza en el aeropuerto de Foronda.
Perasovic charla con Vildoza en el aeropuerto de Foronda. / Jesús Andrade

Quien no viaja con el resto de la expedición azulgrana es Jayson Granger, convaleciente de su última recaída en el tobillo izquierdo y que se suma a las bajas ya conocidas de Tadas Sedekerskis y Patricio Garino. En cualquier caso, Velimir Perasovic encara sin derrotismos la acumulación de contratiempos físicos y toma como ejemplo la última victoria en la cancha del Unicaja. «Cuando no tienes jugadores importante, otros tienen que dar un paso adelante. Hemos demostrado en Málaga que podemos jugar bien y que tenemos suficientes jugadores para suplir las bajas», asegura el técnico croata.

El Baskonia cerrará la primera vuelta continental en la cancha de un Khimki que tampoco podría contar con dos figuras claves; un anotador voraz como Alexey Shved y Anthony Gill, un interior de alta producción. Son ausencias de peso en las filas rusas, aunque Perasovic define al oponente moscovita como «un equipo que se reparte muy bien el balón y que intenta jugar duro de verdad, con una capacidad atlética importante».

 

Fotos

Vídeos