Thiago Splitter, concentrado en su estreno como entrenador del combinado sub-23 de su país. / F. b. b.

«La NBA sigue viendo en el Baskonia una fábrica de talento»

La leyenda azulgrana se estrena en los banquillos con un triunfo sobre EE UU. «Sentí la adrenalina de cuando jugaba»

Iván Benito
IVÁN BENITO

Son las nueve de la mañana de un día de verano en Brooklyn y Tiago Splitter (Joinville, Brasil, 1985) se dispone a entrenar. No de la forma que a él le hubiera gustado. De corto, a sus 37 años. Pero hace ya cuatro que se puso el traje de entrenador después de que las lesiones de cadera le obligaran a una retirada prematura tras conquistar un a

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores