Tenerife-Barcelona, primera semifinal

Blazic anota en extensión con la oposición de Tobey. /Rafa Gutiérrez
Blazic anota en extensión con la oposición de Tobey. / Rafa Gutiérrez

Actuación coral de los de Vidorreta, bien arropados desde la grada, y sufrido paso de los blaugranas, que reaccionaron al final

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

Barcelona y Tenerife, Tenerife y Barcelona, son los primeros semifinalistas de la Copa. Tras dos partidos opuestos. Entretenido el de canarios y andaluces, que pronto se vio que sería para los isleños. Plomizo, pero muy igualado y tenso el de catalanes y levantinos. Solo un 13-0 de parcial al final (del 71-73 al 84-73) liberó a la escuadra de Pesic.

Duelo parejo hasta que una asistencia de Pangos a Tomic, sin mirar, puso el 78-73 a menos de tres minutos para la conclusión. Será lo que mostrarán posiblemente los resúmenes -highlights les dicen ahora-. Y puede que sea la canasta que decidió un partido tan igualado como interesante técnicamente. Con tanta calidad individual como la que atesoran ambos equipos, cada detalle es un regalo.

88 Iberostar Tenerife

San Miguel (9), White (7), Beirán (10), Abromaitis (12) y Iverson (19) -cinco inicial-; Niang (4), Richotti, Gillet (3), Bassas (16), Brussino (8), Saiz y Steiger.

78 Unicaja de Málaga

Roberts (7), Fernández (13), Milosavljevic (16), Wiltjer (7) y Shermadini (8) -cinco inicial-; Boatright (5), Salin (11), Díez, Lessort (3), Waczynski (3) y Suárez (5)

Parciales:
25-20, 19-16 (44-36, al descanso) 22-20 y 20-22
Árbitros:
García González, Pérez Pizarro y Aliaga

Ganó el Barcelona, tras pelearlo mucho, demasiado quizá. El Tenerife, el otro semifinalista, derrocha frescura y emoción. La puerta de la final puede que la abra el ortodoxo control blaugrana -es el favorito-, pero los de Vidorreta, si no tienen cuidado, se colarán por la ventana.

El 86-79 final entre catalanes y valencianos resultó engañoso. Mereció mucho más el conjunto ché. No es justa la diferencia. De hecho, el primer cuarto fue un vendaval levantino. 13-21, con Will Thomas a altisimo nivel. El segundo parcial despertó el Barcelona de la mano de Hanga. Un robo en medio campo a San Emeterio con 15-24 espoleaba hasta el 24-26 que igualaba el encuentro. Mate del húngaro.

Luego Gillen Vives sostuvo a los taronja. Hasta que mutó Kevin Pangos, que anduvo flojo hasta abonarse a la perfección, a cinco minutos del final de la eliminatoria. Ahí llegó el vendaval. Tomic (21 de valoración) y Heurtel (17 puntos) fueron algunos de los destacados.

Dominio canario

En la eliminatoria entre Tenerife y Unicaja la diferencia estuvo entre hacer una cosa o hacer varias. El equilibrio entre el juego interior y el exterior del Tenerife, en la primera mitad, fue el que le dio la ventaja de ocho al descanso, que después administró con elegancia

86 Barcelona Lassa

Pangos (6), Blazic (2), Claver (5), Singleton (11) y Tomic (14) -cinco incial-; Seraphin, Ribas (15), Hanga (12), Heurtel (17) y Oriola (4)

79 Valencia Basket

V. Rosson (8), Vives (2), Doornekamp (7), W. Thomas (12) y Dubljevic (13) -cinco inicial-; Abalde, Labeyre (10), Tobey (11), San Emeterio (7) y Thomas (9)

Parciales
13-21, 24-18 (37-39, al descanso) 21-19 y 28-21.
árbitros
Martín Bertrán, Hierrezuelo y Calatrava.

Los de Vidorreta fueron corales; mientras que el Unicaja sufrió su Jaimedependencia. Confiar en Fernández es una apuesta casi segura, por más que ayer solo lograra superar claramente a White -menudo secante el escolta- en una ocasión, a 48 segundos del final.

Casimiro aprovecha normalmente el desequilibrio que el madrileño genera en los rivales para hacer daño desde el resto de posiciones, pero al faltarle eso tuvo que fiar el encuentro al triple. Anotaron 12 de 34 intentos. Insuficiente.

La verdad es que los malagueños no asustaron en ningún momento a un Iberostar liderado por el poso de Javier Beirán. Precioso el pulso del español con el serbio Dragan Milosavljevic. Y qué coche escoba tienen los isleños en Colton Iverson. 19 puntos del americano y una semifinal que celebraron como un trofeo. Una tarde más, Mathias Lessort, llegado a la ACB con la etiqueta de estrella, sigue sin demostrar su predicamento.

El técnico de Bilbao abandonó el parqué pletórico. Como en las grandes ocasiones. Son la Cenicienta del torneo. Que pasen Estudiantes o Joventut sería directamente una sorpresa mayúscula.