A por uvas

Mikel Cuadra
MIKEL CUADRA

El ejecutivo vasco dice que los sueldos de los jóvenes tendrían que subir un 70% para que puedan emanciparse de los padres y el de los mayores, lo digo yo, otro tanto para que puedan llenar sus neveras. Frío es algo que recordamos vagamente de diciembres pretéritos en Siberia/Gasteiz. Presente debía estar el Baskonia ante un Real, ya sin vitoriano ilustre, pero siempre con lustre.

En un 'Markus'

Día de llenazo en el Buesa Arena, algo muy propio después de jornadas plenas de manteles ocultos entre manjares. La grada, vestida de gala como ensayo ante la inminente despedida del viejo año. Como entrante, actuación musical sin desafino para contagiar a los dos equipos. Lo cierto es que en los primeros ataques ambos no anduvieron muy afinados que se diga. Un triple de Rokas y los cuatro puntos de Cornelie sirvieron para abrir boca.

Howard encendió su mecha, Tavares, su faro y el partido comenzaba a pitar como un cohete. Thompson con su frac de líder dirigía nuestra orquesta mientras su 'Chacho' hacía lo propio como un hombre. Problemas en las alturas a las que un pequeño, con el 0 a la espalda, minimizaba metiendo con toda su cara. Los posteos blancos y sus rebotes en nuestro aro sacaban algún color a nuestra defensa sin sonrojarla. Sonaban los silbatos ante el reparto mutuo de mandobles, lo que originaba un sinfín de visitas al tiro donde no chocas con nadie.

Bien el Baskonia en agresividad ofensiva o lo que viene a ser ese mandamiento de atacar al otro como a ti mismo. Los minutos pasaban sin darnos cuenta y con mucho Nigel. Hezonja y Hommes se picaban como dos cuñados en la mesa de despedida del año haciéndose pupita entre canastas. 'Pi' comenzaba a enseñar su patita logrando que al Baskonia se le vieran las garras. Triplazo de Matt, más libres y primeras ventajas locales entre pitos, tríceps, bíceps y sóleos.

Suicidio defensivo blanco poniendo a cualquiera sobre Howard, meter es lo que tiene, y renta por encima de los diez puntos entre carreras con confeti. Segundo cuarto ofensivo y defensivo como para poner en un 'Markus'.

Dos caras

Salió el Madrid con esa cara de pocos amigos que no suele ser de fiar. De la mano de un Causeur más activo e intentando que el juego fuese de 'Tortuga' rebajaron nuestra renta por debajo de los diez sin jugar un baloncesto inmaculado por muy blancos que sean. Nos empezaron a complicar la ejecución de los sistemas a la par que ponían pegas a la salida de nuestros tiradores.

Fabien era la sombra de Howard y una pesadilla con sus penetraciones. El personal comenzaba a ver todo naranja, no como en la primera que todo era de color de rosa. Tavares se volvía a hacer tremendamente, lo que es, grande en compañía de Williams para acercar el partido a la Castellana en tiempo de castañas. Nuevamente Howard con su talento ofensivo, de la mano, nos libraba de todos los males por ser muy bueno. Tercer cuarto pintado como esos pueblos encalados, en blanco.

Las segundas ayudas de los de Chus iban complicando el ataque baskonista. Hacer canasta resultaba tan difícil como catar una angula. Pero los vitorianos tienen tanta artillería que si le falla una metralleta, tiene un fusil, y ahí es donde Giedraitis volvió a sacarnos de la trinchera en la que nos metimos. Goss gozaba en sus 1x1 en tanto que Walter sufría el habitual mal de altura, las faltas. Sin él retornó la juerga del rebote, las penetraciones sin miedo y junto al siempre enchufador Daulton encontramos de nuevo la buena línea. Control final de los de Zurbano que supieron vivir de las rentas en una noche con dos caras y mucho interés.

Fin

Porque siempre va a por uvas y tiene varios líderes llenos de puntos en las manos, nos llevamos otra victoria de pedigrí en la Euroliga para seguir soñando en grande. Impecables Rokas, Hommes, Costello y los bases frente a un Madrid con más plantilla que argumentos. Urte Berri On! Feliz Año Nuevo! Que el 23 sea mejor que el de Michael Jordan, aunque eso sea imposible.