Euroliga 2019-20

Eficaz y dominante

Eficaz y dominante

El Baskonia mitiga sus imperfecciones, cuadra un ejercicio de control y abre la Euroliga con un valioso triunfo en la cancha del Zalgiris

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

No garantiza nada pero da cierta seguridad y calma. Con tres jornadas a domicilio de entremés para arrancar la Euroliga, reconforta verse con una victoria tras el primer compromiso. Se rompe el hielo y el Baskonia inicia su vigésima temporada consecutiva en la élite continental con un primer paso firme. Triunfo en Kaunas y continuidad a la tradición con la quinta victoria consecutiva ante el Zalgiris en los últimos tiempos. A uno de los grandes animadores del torneo en recientes temporadas se le atraganta de nuevo la escuadra vitoriana. Un arranque en positivo para los hombres de Perasovic, limitados por la lesión de Granger y la ausencia de Stauskas. Se impuso de nuevo la fuerza de un grupo reducido y, a la vez, compacto. Miguel González y Lautaro López, en el banquillo; Ilimane Diop, testimonial. Mientras, nueve jugadores con producciones variables pero conjurados para sacar adelante el debut.

El Baskonia logró lidiar con sus propias imperfecciones y equilibró su juego para ser un visitante solvente y eficaz ante un Zalgiris en plena reconversión tras la marcha el pasado verano de referentes como Brandon Davies, Aaron White o Leo Westermann, entre otros. El bullicio de la cancha más multitudinaria de Europa dio paso a cierto ambiente de comprensión hacia el propio anfitrión. La grada del Zalgirio Arena se rindió a la evidencia del marcado dominio mostrado por el Baskonia a partir del descanso y de lo mucho que debe ajustar su equipo. Se impuso la calidad hombre por hombre en buena parte de los pulsos individuales, pero la idea colectiva propuesta por el conjunto vitoriano también fue más palpable.

58 Zalgiris

Perez (-), Grigonis (10), Ulanovas (9), Leday (7) y Geben (2) -cinco inicial-, Walkup (2), Lekavicius (10), Hayes (-), Jankunas (-), Milaknis (9) y Landale (9).

70 Baskonia

Vildoza (10), Shields (19), Garino (3), Shengelia (13) y Eric (7) -cinco inicial-, Henry (4), Janning (10), Diop (-), Fall (2) y Polonara (2).

PARCIALES:
19-19, 11-18, 16-18 y 12-15
Árbitros:
Christos Christodoulou (Grecia), Uros Obrknezevic (Serbia) y Saso Petek (Eslovenia). Eliminaron por faltas personales al visitante Fall (min. 40).
Incidencias:
Partido correspondiente a la primera jornada de la Euroliga disputado en el Zalgirio Arena de Kaunas ante 15.151 espectadores.

El conjunto báltico no encontró un nombre propio claro que ejerciera de referente ni un líder en los momentos de crisis. Mientras, en las filas azulgranas hubo donde elegir. Los baches, las desatenciones en el rebote o las dos faltas vertiginosas que sacaron del duelo a Fall fueron males que no terminó de aprovechar un Zalgiris también limitado por su desacierto exterior a pesar de lo pegajoso de su defensa. El Baskonia contuvo el impulso inicial de los lituanos, incómodo pero firme hasta comenzar a marcar territorio a partir del segundo cuarto. En el momento en que el gigante senegalés retornó a cancha y superó el exceso de aceleración de sus primeros minutos, el Baskonia comenzó a carburar. Cuatro tapones y otros tantos tiros libres fallados, pero el miedo en el cuerpo ya estaba inoculado en el sistema de ataque del Zalgiris, con un muro en la zona que va a ser la marca de la casa azulgrana esta temporada.

El termómetro del rebote

La eficacia de Shields, el más brillante en Kaunas, la tensión defensiva en primera de línea de Henry y una ráfaga de tres triples en las postrimerías del segundo cuarto permitieron al Baskonia marchar al descanso con 30-37 que marcaba su tendencia alcista. El parcial de 4-9 con que arrancó la escuadra vitoriana la tercera entrega acentuó su dominio (34-46, minuto 23). Cayó la tercera personal de Fall y su marcha al banquillo hizo más vulnerable al Baskonia. Sin él, volvió el descuido en el rebote y la permisividad defensiva. El Zalgiris despertó con un parcial de 10-4 que volvía a estrechar el marcador (46-50, minuto 29). Matt Janning lanzó un capote con un triple y un posterior robo de balón culminado en contraataque para devolver el pulso firme al cierre del tercer capítulo (46-55).

El acierto triple de Milaknis y Landale volvió a dar alas al Zalgiris (55-59, minuto 32). Sin embargo, no había en la tropa de Jasikevicius ni empuje ni decisión para acorralar al Baskonia. La cercanía de los lituanos en el marcador contrastaba con la sensación de calma que se entreveía en las líneas azulgranas. El retorno de Fall prologó el despegue definitivo. Un par de genialidades ofensivas de Vildoza, una canasta de Shields y otra doble de Shengelia situó a los vitorianos con un 57-68 a cuatro minutos del cierre. A partir de ese momento, el duelo se convirtió en una negación absoluta del baloncesto. Errores repartidos entre ambos bandos, pérdidas de balón punibles, un Zalgiris sin brújula ni pulso y el Baskonia con el cierre de seguridad en una primera victoria que le permite arrancar la Euroliga con una sonrisa.